La terapia puede ser recomendable para aquellas personas que por si solas no encuentran salida a asuntos de sus vidas que necesitan ser resueltos, por la insatisfacción que les genera. Pasa el tiempo y las cosas se van complicando. En aquellos casos en que situaciones desagradables se repiten una y otra de forma parecida en la vida, puede ser muy interesante realizar un trabajo de Constelaciones Familiares. He observado que en patrones repetitivos existe en la persona un motivo de peso que hace que manifieste su realidad de ese modo, por eso insiste. Otras veces, se trata de una creencia mental arraigada en el sistema familiar, una lectura de la realidad que surgió a partir de un suceso doloroso o vergonzoso,  al que la persona sin saberlo (porque ocurrió mucho tiempo atrás) le es fiel como necesidad vital de pertenencia al sistema.

A lo largo de mi carrera, me he dado cuenta de que en general, la gente no acude bien bien a hacer terapia, más bien a rescates. Pasa algo muy fuerte en sus vidas y van a terapia. Es muy distinto ir a terapia porque estás tan echo polvo que no puedes con la vida sin ayuda, a iniciar un proceso donde quieres profundizar en ti mismo para crecer como ser humano, estar mejor. Pero da igual, lo importante es que en un caso u otro hagas lo que te parece que es mejor para ti. Que existan personas que te puedan acompañar en un proceso doloroso, ser testigos de tu evolución, del compromiso contigo mismo y te proporcionen esas herramientas es muy valioso.

Creo que la clave de un buen trabajo terapéutico no es tanto la formación, experiencia u orientación que tenga tu terapeuta. Más bien tiene que ver con como te sientes tú con esa persona. Valora por ejemplo si el espacio que compartís, donde expones tu fragilidad, te resulta cómodo y seguro, que tienes libertad para decir lo que quieras y hacerlo de una forma sincera sintiendo que el terapeuta no te juzgue. Notas que es una persona capaz de sostenerse, en la que se puede confiar? Si notas todo eso adelante, has encontrado a una persona que muy probablemente te pueda ayudar.

Y por supuesto, si siempre que vas a terapia, al irte, te encuentres igual o mejor de lo que fuiste. Eso es muy importante porque indica que seguramente estéis haciendo un buen trabajo. Ten en cuenta que cada persona tiene sus cosas, no se puede generalizar ni prever cuánto tiempo vas a tener que ir para solucionar esto o aquello, en el sentido de que cada uno de nosotros ha sufrido lo que ha sufrido y justo es de lo que se trata, de ocuparse solo de lo de uno. De lidiar solo con lo propio, respetando el ritmo con el que me siento cómoda como persona y más para cosas muy duras.

Personalmente, como terapeuta, me enfoco hacia la serenidad que reside dentro de nosotros cuando reconocemos las cosas tal y como son, y busco la alegría de vivir una vida plena.

La terapia se trata de un espacio en el que te sientas lo más a gusto posible, en el que te puedes permitir ser tal y como eres, con lo que hay, sin sentir que nadie te juzga, ni siquiera tú mismo. El trabajo es especial para ti, de modo que se ajusta a tu ritmo e intereses personales. Una mirada abierta, holística, sistémica  e integradora hacia tu persona y/o vuestra relación de pareja. 

Trabajaremos en función de objetivos concretos, que se pactan al inicio del trabajo. Mediante  herramientas que trabajan en un nivel consciente  y el conocimiento que nos aportan las Constelaciones familiares como método, para asuntos más relacionados con el inconsciente. La intención en todo momento será ajustarnos a lo que acontece de una forma cómoda, creativa y lúdica (en la medida que nos sea posible), vinculándonos a lo más auténtico y/o espontáneo.

Pienso que no se trata de cambiar lo que eres, si no aprender a sacarte el mejor partido. Contacta, la entrevista es gratuita.

Un saludo,

V.